Adolfo Ferreiro fue el abogado quien le defendió al ex-presidente Fernando Lugo en lo que se nombraron un "juicio político".  Le llamaron a Ferreiro por la mañana el mismo día y generalmente es visto como uno de los paraguayos con mayor conocimiento de asuntos constitucionales.